¡¡Una dulce tradición!!

Se acercan las fechas en que en México nos acordamos de los que se nos han adelantado en esta vida para pasar a una mejor vida, bueno esto es lo que nos dice la Biblia. Recuerdo con mucho cariño a mi abuelito materno, él dejó un legado inolvidable para su familia, y por ende, para mi familia. Cuando era niño (8 años) recuerdo que en casa de mi abuelito había mucha gente (sobre todo mujeres, creo que es la clave de todo este proceso tan dulce), eran sobre todo jóvenes y adultas. No piensen mal, es que mi abuelito tenía un oficio muy agradable al paladar o demasiado dulce, aunque todo el proceso no lo era así. Mi abuelito elaboraba dulces en todo el año y por temporadas. Que años más tarde heredarán dos de sus hijos. Así es, recuerdo muchas veces que cuando llegábamos a casa de mi abuelito, corríamos (mis hermanas y yo) a su “taller” donde elaboraban los dulces según la temporada, para recolectar los dulces rotos o sobrantes para comerlos.   En esta ocasión, voy a hablarles de una temporada que me gusta mucho aún, es la temporada de “Día de Muertos” como la conocemos en México, mi abuelito elaboraba las famosas “Calaveras de dulce” que aún se siguen viendo en alguna que otra dulcería o en las calles de la ciudad en el mercado de dulces, más conocido como el Mercado de la Merced, y actualmente también se encuentran en la “Central de Abastos”. No voy a tratar el proceso de elaboración a detalle (porque solo escribiré mis recuerdos de niño) pero si les haré una reseña de como se elaboran, adornan o decoran y llegan a un intermediario para su comercialización final. Recuerdo que cierta cantidad importante de azúcar es vaciada en un caso de cobre con agua a una temperatura muy elevada, que al ser combinados dichos ingredientes se vuelve agua azucarada para después agitarla (yo considero unos 40 minutos) y volver a cristalizar el azúcar hasta tomar el color característico de la calavera de dulce: blanco.   Mientras tanto, los moldes de barro (son moldes partidos por la mitad en diagonal y se embonan para colocarlos con una liga gruesa negra) se lavan y se deben dejar remojando en agua hasta quedar impregnados de agua (para que la mezcla o dulce de azúcar no se quede pegado a ellos). Después se vierte la mezcla en unos conos de metal grandes que se deben de cargar hasta una mesa adaptada para colocar los conos en unos brazos metálicos movibles hacia los lados (esta es una adaptación de mi prima actualmente utilizados en su proceso, con el proceso...

Read More