En el momento en que escribo esto lo hago desde mi smartphone. Me encuentro dentro de una concurrida plaza comercial de la ciudad, especificamente en una tienda de ropa para dama. Esta es la tercera tienda de este tipo que mi novia y yo  visitamos en el día. En promedio duramos 30 minutos en cada una de ellas entre búsqueda y prueba de prendas. No cabe duda de que se comprueba aquella Ley de Murphy donde se dice que cuando uno no lleva dinero a las tiendas siempre encuentra la ropa más bonita, mientras que cuando se va expresamente a comprar algo no se encuentra NADA que nos guste/quede. Por lo general , ir de compras en pareja supone todo un reto a cualquier relación. En la mercadotecnia incluso se maneja la idea de que la mujer es “exploradora” (osease, se toma las horas en encontrar la prenda con el color/diseño/calidad/precio/textura/status deseado) mientras el hombre es “cazador” (dame esos malditos pantalones de una buena vez y vamonos de aquí!) Mientras espero a que salga mi novia veo a mi alrededor. Igual que yo,  hay un hombre  notablemente alterado y cansado esperando a su mujer. Los dos estamos parados afuera del vestidor de damas. No hay sillones para sentarnos. Lo que es peor, hace calor. ¿Dónde esta el aire acondicionado?. Miro a mi alrededor tratando de distraerme y solo veo tacones y más ropa de mujer… me aburro. Miro por la ventana de cristal a lo lejos y veo la tienda de discos de música imaginando que si algun día salimos de esta tienda, podré ir a darme una vuelta a ver las “novedades”. Llega una mujer más al probador y con ella un hombre que se une a nuestra fila de sufrimiento. Ahora somos tres personas paradas (amontonadas ) afuera del vestidor rezándole a todos los santos que esta sea la tienda donde por fin encontremos algo del gusto y talla de nuestras parejas. Pasa el rato y empiezo a desesperarme , uno de los señores empieza a jugar con su celular mientras otro revisa continuamente su reloj. Por fin sale mi novia. No le gusto como se le veía el vestido pero ya estaba cansada y decidió dejar la búsqueda para otro día… pude ver la cara de odio y anhelo que los demás me dirigían mientras caminábamos a la salida. Todo había terminado…. por ahora.   No creo que sea el único con este problema , la pregunta es : ¿Por que las tiendas no hacen algo al respecto?   DEPARTAMENTOS DE DAMAS DE TODAS LAS TIENDAS : ATIENDAN A LOS HOMBRES Y HAGANSE RICOS! Veamos los hechos: 1) Las mujeres aman ir de compras. 2) Nosotros amamos a las mujeres. 2) Las mujeres aman ir...

Read More